Norma Díaz, EEUU (QEPD)

 
               
 

HOME

 
 
   
 

Norma fue una gran entusiasta y colaboradora en las obras de los "MIL POEMAS"

Trabajó con varios poemas para el libro de los "Mil poemas a César Vallejo" y se aprestaba con mucha alegría a trabajar en la siguiente obra a Miguel Hernández de España, de cuyo poeta era su admiradora.
Ella, fue la primera persona que hizo un poema para la obra a César Vallejo.

Se encontraba en momentos muy especiales de su vida, con cambios de hábitat y proyectos que tomaba en sus manos y en el alma, irradiaba ese espíritu de cooperación y amistad pocos visto en los seres humanos.

Norma, antes de comenzar a escribir para la obra a Miguel Hernández, tuvo un accidente vehicular en Miami en Enero del 2012 falleciendo y dejándonos ese vacío, de una persona que aparece de pronto en la vida y está llena de ganas de hacer cultura, de entablar conversaciones con sus semejantes y tender la mano a los necesitados.

Norma se ha quedado para siempre, es una estrella más en el cielo, que alumbra siempre y bendice nuestras obras, tal como lo hizo en vida, con su entusiasmo y dedicación, con sus valores y carisma que se necesitan para cambiar a estas sociedades convulsionadas.

En las presentaciones de la obra "Mil poemas a César Vallejo" de Mayo 2012, les anuncié su partida y como ella había escrito al vate universal del Perú y en sus poemas decía:

Vallejo, estoy enviando tu mensaje

Vallejo, ilustre y recordado poeta del ayer,
Yo quisiera que mi musa hoy
Hiciera a mi mente florecer
Con ramilletes de poemas, y aquí estoy.
Estoy soñando, sobre las arenas de una playa,
Junto al inmenso y profundo mar.
Oh, gaviota blanca, por favor, no te vayas,
Espera un momento, yo sé que voy a despertar.
Ah, ya, ya he despertado, no quiero más soñar,
Este sueño que apenas me dejaba pensar,
Ya puedo ver claro el infinito horizonte,
Allá, a lo lejos, se divisa su rostro sobre el mar.
Sé que aún está cansado, mas tiene mucho por andar.
Sus tareas todavía no están terminadas, por valles y montes,
Al pasar, dejará su pensamiento y su mirar,
Su mirar lleno de inquietudes, pero seguro.
Muy seguro de que hay muchos que lo van a continuar.
Se libera aun una larga batalla, es muy duro,
Hay muchos que aún no han podido despertar,
Seguiremos intentando hasta llegar al final.
Es necesario llevar este mensaje, vuela sobre cercas y muros,
Me urge que seas rápida y no hagas esperar
A quienes necesitan tanto de esto que traje,
Ahí, en mi bolsa, eso es lo que debes entregar..
Aquí van los sentimientos, el valor de un hombre,
De un gran poeta que luchó por lo justo.
Aquí van los sueños y angustias de un hombre,
De un ser humano pleno, que detestaba lo injusto.
Aquel de quien el mundo recuerda su nombre,
En su honor se erige un colegio y un busto.
Escriben a su recuerdo miles de mujeres y hombres,
Aquellos que saben que él no se fue por su gusto.
Los que siempre han comprendido los valores de la libertad,
Quienes luchan y ansían un mundo libre y justo,
Los que siguiendo su ejemplo de entereza y hermandad;
Van a hacer siempre que prevalezca el bien sobre el mal.
No podrá haber pronto ya más opresores, debe reinar la paz,
Hay que terminar con todo cuanto produzca dolores, disgustos.
A tu memoria Vallejo, seguiremos erradicando de la vida lo injusto,
Y que reine para siempre la infinita y ansiada libertad.

*****

Vallejo, tu legado es un espejo

César Abraham Vallejo,
Fuiste poeta destacado,
Tus letras hoy son espejo,
Que dejaste en tu legado.

Tuviste que ver los horrores,
Que te dejaron marcado,
Como viste a superiores,
Castigar a sus esclavos.

Inhumano y cruel maltrato
Que te hizo tanto daño,
Y allí en el anonimato
Se ocultó por tantos años.

En ti quedaron las huellas
De calvarios inhumanos
Ensangrentadas y fieras,
Que dieron fuerza a tus manos.

En tu mente se ensillaba,
El corcel para las luchas,
Tomabas en mano espada
Y partías, de ellas en busca.

Luchas de tiempos, distancias,
Donde pudiste aprender
De la vida las instancias
De tanto por conocer.
No había consuelo al dolor
A tu inquietud por aquellos
Que allí en tu amadísimo suelo
Eran presos del horror.

Y te forjaste tan duro
Que en tu mente progresista
Pudiste romper el muro
Con una idea de justicia.

Regresando con los años
Después de haber escalado
De tu saber los peldaños
Dando luz a tu pueblo amado.

****

Vallejo, se expande tu pensamiento

Vallejo, vas más allá de tus senderos
Llevando tu gran fortaleza,
Dejas un sabor de árboles y fuego,
Dejas el amor, la pasión y la belleza.

Fuiste un pilar que se irguió en los cimientos,
Levantaste tu mirada y diste valor a tu pueblo,
Llevaste el consuelo con la luz de tus pensamientos,
Y sobre todas las cosas, no contaminaste tu ego.

Valiente y noble fuiste, no te doblegabas.
Persistente, de luchas incansables,
Hasta el último aliento de vida diste,
Con tu mente puesta en la patria que tanto amabas.

Hombres como tú han habido en el mundo
Que han dejado sus semillas sembradas
Para germinar desde lo más profundo,
Las tuyas han dado frutos que llevan alas.
Tus frutos vuelan hacia tierras lejanas,
Tu nombre promueve la hermandad,
Une corazones, despierta las almas,
Enciende llamas de solidaridad.

Soñamos todos con un mundo mejor
Promoviendo la paz a la humanidad,
Decimos tu nombre y es un despertar
Pensamos en tu obra y es la realidad.

Unidos todos en gran armonía,
Tus letras nos llenan de amor y verdad,
Tu recuerdo perdura, tu espíritu vive, y en la lejanía,
Tú sigues latente, inundas la tierra de valor y paz.

No solo tu pueblo sino el mundo entero
Lleva en alto tu ideal,
Defender a la patria debe ser lo primero,
Y tú lo hiciste hasta el final.

Por eso Vallejo, hombre fiel y sincero,
Nuestros corazones te llevan muy dentro,
Se unen por tus letras en amor y hermandad.
Tu obra será por siempre un ejemplo verdadero.

****

Vallejo, tu palabra es guía

Vallejo, analizando tu obra revivimos tus sueños,
Nos transportas a donde tu idea cobra vida, por tu palabra nos unimos,
Dejaste letras infinitas que se agigantan con el tiempo,
Dejaste tu luz para iluminar nuestros caminos.
Tus palabras de paz y armonía
Llevan dentro caricias y tibieza,
Forjan el amor, engalanan la alegría,
Fortalecen el alma, a la vida dan belleza.

Vallejo, el mundo hoy sufre, llora, teme,
Pero se crece al sentir la unión que tu espíritu provoca,
Hay una fuerza humana que tú mueves,
Y que hace tomarse de las manos y tornarse en firme roca.

Tu fuego fortalece las corazas de acero,
Las que protegen a aquellos que por tu sendero vienen.
Fuiste ejemplo para todo un planeta, tu pensamiento imperecedero,
Vive, agranda las mentes, quienes te siguen nada temen.

No habrá sueño tranquilo sin luchar contra la maldad.
Jamás podríamos descansar mientras un hermano sea maltratado,
Porque ese sendero tuyo conduce a la libertad,
Y por él caminamos, llevando tu luz, para que cada uno sea liberado.

Llevamos un dolor profundo, tu pensamiento es nuestra verdad,
Es el saber que hombres como tú persiguiendo un noble ideal
Tuvieron que morir sin poder subir los escalones de la libertad,
Dejaste tu tierra amada, no lograste a tu meta llegar.

Pero quedo tu palabra, el fuego ardiente de tu pensar,
Tu obra es merecedora del apoyo más rotundo.
Generas la dignidad, el amor universal,
Tu palabra es una guía para la paz del mundo.

****

Vallejo, tus huellas vida recobran

Vallejo, Vallejo, cuánto inspiras con tus letras
qué sabor a paz dejaste en nuestras praderas
Cómo no inspirarse leyendo tus poemas
si en ellos tu silencioso grito de fuego
enciende las ideas.

Cuánto camino por recorrer amigo, maestro
La paz disfrutamos aun sin haberla obtenido
pues quedó impresa por ti, en el pensamiento nuestro
El amor que dejaste será siempre nuestro abrigo
Hoy se hace cercana esa lejanía tuya
Vemos a tu pueblo que no te olvida
Es hermoso compartir la hermandad
que por tu causa se funda.

Es hermoso seguir tu ejemplo de amor y valentía
Seguir el camino que tu luz infinita inunda
Hoy con amor hacemos un recuento de tu vida
y podemos sentir el respeto y admiración profunda.
Más hermoso aun será ver tu obra terminada
esa obra de amor que comenzaste un día
y que el mundo va conociendo al seguir tus pisadas
se transforman tus palabras, son del sendero la guía

Ese fuego tuyo recorre valles y lomas
Se remonta al infinito, hace que vibre la vida
El que escucha tu nombre, Vallejo
en hermosas palabras lo transforma.
Vallejo, todo el que conoce tu obra
te comprende, te ama y te admira
porque tus letras son vivas
Tus huellas vida recobran.

****

La fuerza de tu espiritu, Vallejo

Vallejo, eres mucho Vallejo,
Quisiera haberte conocido, amigo,
Siento que me alumbra tu pensamiento,
Cuanto de ti habría aprendido!

Pero es que aun si te has ido,
No lo creo, porque llega hasta mí tu reflejo,
Llenando de luces mi camino,
Dejando en mi mente el fulgor de un espejo.
Y es que te veo reflejado frente a mí,
Estás en el aire que respiro,
Te remontas a las alturas, y aún estás aquí,
Pero tu espíritu puede llegar hasta el infinito,

Envías destellos de amor, de paz para los pueblos,
Haces renacer el pensamiento y la vida,
Creas hermandad, adornas los sentimientos,
Con tus letras se hacen castillos de armonía.

Qué tenacidad y entereza tenían tus ideas,
Que las puedes esparcir por el planeta,
Bendecido el aroma de tu espíritu sea,
Para que siempre nos riegue con tu Fortaleza.

Porque tú vives en cada célula del hombre,
Bendito sea ese aire que respiramos,
Pues ese aire trae la esencia de tu nombre
Que se convierte en guía, y tras ella vamos.

****

Te saludo, Cesar Vallejo

Hola Vallejo, recibe mi cálido saludo,
Allí donde estás, seguro construyes un mundo,
Ese mundo que tú has deseado, donde el amor es más puro,
En este momento te enviamos un apoyo muy rotundo.

Acá hemos formado una cadena de amor y paz,
Y en cada eslabón hemos puesto una letra de tu nombre,
Porque tu nombre palpita, embellece, da calor de Amistad,
Ese calor humano que tanto necesita el hombre.

César Vallejo, gran poeta peruano
Dejaste tu sendero sembrado,
Hoy somos miles los que caminamos,
Recogiendo tus frutos, apoyando a tu pueblo amado,

Mis saludos a tus huellas, mis saludos a tu ser,
Tus letras cálidas y bellas hacen a la tierra brillar,
Se esparcen tus semillas, brilla el amanecer,
Y las noches se estremecen ante tu grito de libertad.

Acá se escucha silente un eco que viene de lejos,
El que nos dice muy firme, que tú vives, que jamás te irás,
Que construyes en las rocas altos castillos de espejos,
Y desde allí puedes vernos, disfrutas de esta hermandad.

Y es que sabes que seguimos cada paso de tus huellas,
Que miramos hacia lo alto y divisamos la realidad,
Al leerte comprendemos que dejaste como estrellas,
La realeza de tus letras y dejaste un espejo que refleja tu verdad.