Magali Aguilar Solorza, México

   
   
   
       
   

Yo soy; Magali Aguilar Solorza,

Nací en un pueblo hermoso y pintoresco en el Estado de México, Jilotepec de Abasolo o Jilotepec de Molina Enríquez (El cerro de los Jilotes); pueblo históricamente Otomí. Crecida en otro puedo igual de hermoso que me cobijó desde la edad de 9 años, Tepeji del Río de Ocampo Hidalgo, donde pasé mis días gloriosos de infancia y juventud. Actualmente radico en Phoenix Arizona.

Soy un ser humano común y corriente que ama la poesía, desde muy pequeña escribí mis pensamientos, no soy poeta y no quiero ofender a los que en realidad lo son, simplemente escribo las emociones del sentir de mi vida o de algún conocido(a) que me deja plasmar su vivencia.

El primer poema que leí fue Espero de Mario Benedetti. En cierta forma dibuja parte de mí, es como yo me siento al no tener ese brazo paterno, mi primer amor.

Mi credo: Creo en la vida y en los sentimientos... son únicos, esos nadie nos los quita y siempre digo que el alma oculta sensaciones y emociones que el corazón grita mientras la mente se lo permita.

Mi deseo: Seguiré escribiendo, porque río y lloro para no sentir dolor del todo y me carcajeo de la soledad de mi alma que derrama lágrimas de sangre, por la nostalgia de mi pena.

Meta: Lograr el mejor propósito para mi vida, darme la dicha de existir plenamente en este mundo y tomar el tiempo como un aliado, para subsistir de su inclemencia y lograr la felicidad máxima a pesar de las adversidades que mi destino va marcando.

Mi pensar: Que un poema tiene que ser escrito con cada minuto vivido, llenarlo de las más sensibles realidades y dejar que el sentimiento fluya con la vastedad de las emociones.

Soy romántica, soñadora, disfruto la música, la fotografía y me gusta viajar, adoro las mariposas y catarinas… Sencillamente ¡Amo la vida, ella es mi poesía!
Espero les guste lo que plasmo en la sábana blanca del pergamino de la historia; al hacerlo, desnudo mi ser.


Gracias.