Antonio Cisneros, Perú (QEPD)

 

HOME

   
         
       
         
               

Biografía

Pertenece a la llamada “Generación del 60” de la literatura peruana y ha ganado una serie de importantes premios por su carrera en las letras.

Fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia. El 8 de junio de 2010 *recibió en Santiago de Chile el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Cisneros ejerció la docencia en diversas universidades del Perú, Estados Unidos y Europa. Realizó trabajos para el periodismo en prensa, radio y televisión.

Sus poemas se caracterizan por la frecuente alusión a aspectos de la literatura, la cultura y la vida contemporánea como material para las reflexiones del autor, que suele usar un sentido del humor irónico.

El poeta, quien también presidiera al Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores, deja un legado invaluable a la poesía nacional. Sus poemas han calado hondo en no solo los peruanos sino, también, en millones de personas en todo el planeta, quienes han podido leerlo gracias a innumerables traducciones.

“Aquí están escritos mi nacimiento y matrimonio,

y el día de la muerte

del abuelo Cisneros, del abuelo Campoy.

Aquí, escrito el nacimiento del mejor de mis hijos, varón y hermoso.

Todos los techos y monumentos recuerdan mis batallas contra el Rey de los Enanos

y los perros

celebran con sus usos la memoria de mis remordimientos”.

Cisneros Campoy será recordado por obras como "Comentarios reales de Antonio Cisneros"(Premio Nacional de Poesía)(1964),"Canto ceremonial contra un oso hormiguero" (Premio Casa de las Américas)(1968), "Agua que no has de beber" (1971), "Como higuera en una campo de golf" (1972), entre otras.

Participó en los "Mil Poemas a César Vallejo"

 

Antonio Cisneros Campoy es uno de los poetas más importantes que vio nacer el Perú.

Se fue físicamente tras dar una dura batalla contra una penosa enfermedad, pero vivirá en cada uno de sus poemas.

La familia comunicó el fallecimiento en la mañana del periodista, cronista, guionista,
catedrático, traductor, pero por sobre todo: poeta.

"Para hacer el amor debe evitarse un sol muy fuerte sobre los ojos de la muchacha,
tampoco es buena la sombra si el lomo del amante se achicharra para hacer el amor.

Los pastos húmedos son mejores que los pastos amarillos
pero la arena gruesa es mejor todavía.

Ni junto a las colinas porque el suelo es rocoso
ni cerca de las aguas.

Poco reino es la cama para este buen amor.

Limpios los cuerpos han de ser como una gran pradera:
que ningún valle o monte quede oculto
y los amantes podrán holgarse en todos sus caminos.

La oscuridad no guarda el buen amor.

El cielo debe ser azul y amable,
limpio y redondo como un techo
y entonces la muchacha no verá el dedo de Dios.

Los cuerpos discretos
pero nunca en reposo,
los pulmones abiertos, las frases cortas.

Es difícil hacer el amor pero se aprende."